Nerviosa, preocupada y... ¿asertiva?

02.04.2018

Muchas personas se preocupan excesivamente en distintas situaciones sociales, ya sea para conseguir un trabajo, hablar en público, desenvolverse en una cita, etc. 

En el día a día observo que las personas con altos niveles de ansiedad tienden a preocuparse excesivamente por agradar a los demás, por "estar a la altura", por no contradecir al otro, por no meterse en discusiones y peleas. 

Esta preocupación genera, en muchos casos, dificultades para mantener las propias opiniones, derechos o necesidades. A largo plazo genera frustración, ansiedad, tristeza, falta de autoestima... ¡al fin y al cabo se ponen las necesidades de los demás por encima de las propias! Y no sólo eso, además, en muchos casos las autocríticas y la autoexigencia que se ponen en estos fines son exagerados.

Es cierto que, socialmente, a las mujeres se nos ha educado para ser sumisas, para tener en cuenta los deseos de los demás por encima de los propios, para "cuidar y sacrificarnos"... obviamente, estas ideas que siguen estando tan presentes en la sociedad, aunque sea de una forma muy sutil, tienen consecuencias sobre el bienestar de las mujeres y sobre la gran cantidad de problemas de ansiedad que tienen. 

Hablamos de la asertividad ¿Eres asertiva? 

Las personas asertivas muestran una serie de pensamientos, emociones y conductas típicas:

  • Suelen ser conscientes de lo que sienten y desean.
  • Se aceptan incondicionalmente, independientemente de sus éxitos y fracasos.
  • Comprenden y manejan adecuadamente sus sentimientos y los de los demás, de forma que enfrentan tranquilamente los conflictos.
  • No exigen las cosas ni se auto-engañan pensando que no le importan.
  • Aceptan sus limitaciones y sus puntos fuertes. 
  • Se sienten responsables de su vida y de sus emociones. 
  • Expresan lo que piensan, quieren y sientes, son congruentes.
  • Son capaces de expresar y defender sus derechos, respetando los derechos de los demás.
  • Suelen expresar adecuadamente sus opiniones, deseos y sentimientos en vez de esperar a que los demás los adivinen.

Es posible que nunca te hayas parado a pensar la relevancia que tiene en tu vida no manejar bien estos aspectos. ¿Te apetece tener una mejor perspectiva de lo que te ocurre en algunas situaciones? 

  • Te propongo un pequeño ejercicio: elige una situación que te sea difícil de afrontar o que te cause preocupación. No hace falta que te sea muy difícil. Divide la situación en "antes de", "durante" y "después". Reflexiona sobre qué mensajes te das en cada momento ¿te alientas?¿te criticas?¿te reprochas?¿qué efectos tienen estos mensajes para ti?¿te son útiles? ¡ten en cuenta que de estos mensajes depende que afrontes la situación de forma tranquila o amenazante!

Si crees que necesitas mejorar la asertividad y manejar mejor las preocupaciones ven a conocernos en Leganés o contacta con nosotras. Te enseñaremos cómo mediante pequeños ejercicios puedes conseguir grandes cambios en tu día a día.