Sé que mientes

11.06.2018

¿Qué hago si mi hijo miente?

Muchos padres se enfadan cuando descubren que sus hijos mienten. Las mentiras aparecen desde muy corta edad, en muchas ocasiones como fórmula para evitar acatar las consecuencias de lo que se hace mal o para tratar de crear una realidad que complazca al otro. 

En preescolar debemos cerciorarnos de que el niño tiene edad suficiente para comprender qué es una mentira, los niños menores de 5 años inventan historias aunque sus padres sepan que no son verdad. 

En este caso es importante distinguir entre la mentira para conseguir algo y la fantasía de los niños cuando les cuesta delimitar lo real de lo imaginario. El factor clave en las mentiras a esta edad es el deseo de agradar a los padres y ser querido.

En primaria los niños necesitan ayuda para reconocer sus errores y reconocer que las mentiras empeoran la situación. Durante esta etapa suelen ser muy rígidos a la hora de atenerse a las reglas, sin embargo, es importante enseñarles que infringirlas no nos hace absolutamente malos ni hacer algo mal es terrible.

La cuestión es ¿cómo enseño a mi hijo a que aprenda a decir la verdad? te sugerimos que utilices las siguientes estrategias:

  • Siendo un ejemplo de conducta para él, los niños lo perciben todo, si percibe que engañas a otros normalizará cometer estas infracciones.
  • Háblale de forma tranquila y cuando otras personas no estén delante: no se trata de avergonzarle o humillarle delante de otros.
  • Decir lo que sabemos, la verdad, con naturalidad, sin arrinconar ni exigir que admita su culpa
  • Elegir bien cómo abordamos la situación: no todas las mentiras son igual de importantes.
  • Establecer consecuencias para las malas conductas y ofrecer ayuda para que no se vuelva a repetir cuando sea posible. 
  • Recordar al niño que haga lo que haga nuestro amor como padres es incondicional.